3/6/9, el contrato de arriendo más frecuente en Francia

2
min leer
A- A+
leído

En Francia, el contrato de arriendo tradicional se conoce como 3/6/9.

Se trata de un contrato comercial entre un propietario, que posee las instalaciones, y un arrendatario para llevar a cabo su actividad económica. Este tipo de acuerdo esta mas bien orientado a proteger los intereses del arrendatario siempre y cuando se respeten las condiciones estipuladas y no tanto los del propietario. Esta pensado para tener una duracion mínima de 9 años, y cualquier tipo de empresa puede adoptar este modelo de contrato. En caso de requerir un arriendo para su negocio, es importante saber que este modelo es la única opción para los desempenen una actividad de naturaleza comercial, artesanal o industrial.

¿CUÁLES SON LAS CARACTERÍSTICAS UN CONTRATO 3/6/9?

La forma del contrato 3/6/9 puede ser oral o escrita, y establecida entre el propietario y el arrendatario, que tienen derecho a determinar las condiciones. Sin embargo, es muy recomendable tener un contrato de arriendo escrito  que haya sido redactado por un notario por si hubiera un pleito. No obstante, si no desea utilizar los servicios de un notario pero quiere que se sepa de la existencia del contrato de arriendo, puede declarado en la oficina de impuestos.

El propietario debe tener una autorización que indique que esta permitido realizar una actividad profesional en las instalaciones, asi como un inventario que recoja el estado del local.

Bajo este punto de vista, es bastante fácil alquilar una propiedad comercial en Francia.

¿CUÁNTO TIEMPO DURA EL CONTRATO?

Como hemos mencionado anteriormente, este tipo de contrato esta hecho para durar un mínimo de 9 años con derecho a prórroga si ambas partes estan de acuerdo. Para la mayoría de negocios, el contrato de arriendo puede cesar al final de un periodo de tres años si el arrendatario lo solicita por lo menos con 6 meses de antelación.

Si el arrendatario desea renovar el alquiler al final del periodo de 9 años, debe notificárselo al propietario y, al contrario, puede ser el propietario el que proponga la prórroga. En ambos casos, por medio de una carta certificada o de un agente judicial, se establece una oferta con el nuevo monto de alquiler y esta se puede aceptar, rechazar o renegociar. El propietario puede rechazarla solamente en ciertos casos, y de hacerlo, debera pagar una indemnización al arrendatario. Un arrendatario también puede decidir cesar el contrato después de la primera renovación. En este caso, tiene que notificar al propietario 6 meses por adelantado  y coincidiendo con el final del trimestre natural.

Además, si para el final del contrato el propietario desea poner en venta el local, el arrendatario tiene la prioridad para adquirirlo, aunque tiene solamente un mes de plazo para aceptar la oferta.

¿CUÁLES SON LOS COSTES DE UN CONTRATO 3/6/9?

Antes de nada, es importante saber que la cantidad mensual a pagar por el alquiler se debe determinar entre ambas partes inicialmente, aunque normalmente es  decisión del propietario fijar el precio según el valor de alquiler del mercado. Esta cantidad se puede reconsiderar cada tres años, pero no se puede modificar más allá de los límites del valor de alquiler durante los primeros 9 años de contrato, y se puede revisar e incrementar posteriormente en caso de renovacion del contrato, dependiendo de si el valor del alquiler ha aumentado, si se han mejorado las instalaciones, o el de si arrendatario ha cambiado de actividad profesional.

También es normal que el arrendatario tenga que pagar la electricidad, el agua, el gas, los costes de la comunidad de vecinos, etc. así como dos meses de alquiler por adelantado como fianza.

Asimismo y aunque no es obligatorio, es muy recomendable que firme su contrato de arrendamiento ante notario, cuyas tasas en Francia oscilan entre los 400 €  y los 1 000 €.

CONCLUSIÓN

Como puede observar, firmar un contrato de arriendo en Francia siguiendo este modelo en particular no es tarea complicada en lo respectivo a los procedimientos administrativos y a las demandas. Sin embargo, los costes pueden aumentar con el tiempo, y no es fácil  cesar el contrato inicial en cualquier momento que desee puesto que este tipo de acuerdo representa un compromiso a largo plazo. Si le gustaría tener más flexibilidad en ese respecto, especialmente si es una compañía que acaba de comenzar, puede domiciliar su empresa en un centro de negocios.