Francia, más atractiva para la inversión extranjera

4
min leer
A- A+
leído
Imagen
flag

Por primera vez Francia esta en el top  de los paises más attractivos para la inversión extranjera. El país, históricamente tercera potencia económica europea, experimenta su mejor evaluación hasta la fecha.

Un informe recientemente publicado por la organización Ernst & Young Global Limited (EY) a cerca del atractivo de los países para captar capitales extranjeros determinó que la cantidad de proyectos de empresas extranjeras en France ha crecido nada más y nada menos que un 31 % este año en comparación con el ejercicio anterior.

Además, con la salida inminente del Reino Unido de la Unión Europea, Paris ha sido mejor valorada que Londres para las inversiones extranjeras y se sitúa, por tanto, como la ciudad europea predilecta.

Las razones de la visión positiva de Francia, según el EY

Francia tiene la medalla de oro en proyectos industriales extranjeros, que ya dominaban durante el último año comercial y que se ha incrementado en un 85%. No solo eso, sino que los gerentes entrevistados para el estudio no parecen pensar que el entusiasmo por el atractivo de Francia vaya a disminuir en los próximos años.

De hecho, el llamado Brexit ha provocado la repartición de la ubicación preferida para los centros de toma de decisiones, según el estudio, que se había concentrado mayoritariamente en el Reino Unido hasta el año pasado. El país ha obtenido casi un tercio de estos proyectos menos este año, mientras que Francia ha multiplicado la cantidad por tres. Sin embargo, el Reino Unido sigue siendo el líder indiscutible en el campo en Europa, pero la disminución a medida que se acerca su salida de la UE es notable.

A pesar de pasar por un período de crecimiento económico en Europa en su conjunto, el panorama político en el continente es muy inestable, con Alemania experimentando dificultades para formar un gobierno, el Reino Unido abandonando a la UE y el alzamiento del nacionalismo en países como Italia, se comenta en el estudio.

Por su parte, Francia se ha mantenido relativamente tranquila en ese sentido, lo que refuerza la visión general del país como estable. Además, el presidente francés tiene una actitud completamente proeuropea, que se torna relevante para los países que están interesados ​​en invertir en el viejo continente por razones estratégicas como la libertad de movimiento y comercio entre los estados miembros.

Esto es de especial importancia porque el país puede atraer a más empresas procedentes de Estados Unidos (el principal inversor extranjero en Francia, con el 22 % de los proyectos) que normalmente se habrían establecido en el Reino Unido para tener un vínculo con Europa, y también desde el propio Reino Unido para mantener su relación con el continente.

Francia también ha realizado grandes esfuerzos para mantener un entorno global de innovación, con el establecimiento de la marca French Tech hace algunos años y una acción de apoyo eficiente dirigida a las nuevas empresas. Esto ha permitido alcanzar el segundo puesto en Europa para la creación de empresas de nueva creación, de las cuales el 35 % fueron financiadas por al menos un inversor extranjero durante 2016. En ese sentido, el grado de confianza en las políticas y medidas de innovación francesas es sólido.

La innovación, sin embargo, no solo está presente en las nuevas empresas. El estudio muestra que el país es el tercero en Europa en atraer inversiones en I + D, y está impulsando los esfuerzos en el desarrollo de tecnologías como la inteligencia artificial (IA).

Debido a su ubicación privilegiada en una posición muy central en Europa, así como a la relación existente con el Magreb, Francia también es un lugar ideal para operaciones logísticas. Además, los inversores valoran no solo la capital del país, sino también otras ciudades importantes como Lyon, Marsella, Burdeos o Nantes, así como ubicaciones medianas y pequeñas, con una población de menos de 200 000 habitantes, especialmente en el caso de las empresas de actividades industriales.

El último punto que cabe destacar del estudio es la mano de obra disponible en Francia. Con una formación de primera clase en casi todos los campos posibles, existe una gran cantidad de empleados potenciales cualificados en cualquier tipo de ámbito.

Los inconvenientes de Francia

Si bien los puntos mencionados anteriormente indudablemente conducen a una visión positiva del país, algunos aspectos negativos concernientes a la inversión en Francia parecen molestar en gran medida a los gerentes entrevistados por el EY.

  • El coste laboral por hora es uno de los más altos de Europa, se estima en alrededor de 37,5 € por trabajador por hora. Ello supone una desventaja para los posibles empresarios que deseen establecer una empresa en el país, y la cantidad de empresarios insatisfechos al respecto ha pasado del 31 % el año pasado al 38 % en el último informe del EY.
  • La tasa del impuesto de sociedades en Francia es actualmente una de las más altas de Europa. Sin embargo, el gobierno presente tiene planes para rebajarla al 25% para el año 2022, haciendo que el país sea más competitivo.
  • Los procedimientos administrativos para la creación de empresa se consideran arduos. Por el contrario, también hay planes para promover la aceleración de las reformas estructurales para que estos procedimientos sean más fáciles y rápidos.

El país de hecho está haciendo esfuerzos para mejorar su esfera económica, como invertir en innovación e I + D, a lo que el gobierno dedica una de los mayores presupuestos en Europa, así como la transición al uso de energías renovables, un activo para atraer a más empresarios estadounidenses después de la negativa del país a adherirse al Pacto de París.

A pesar de todos los esfuerzos, particularmente los inversores no implantados parecen tener serias dudas sobre el establecimiento de sus negocios en Francia según los datos reflejados en el último informe.

Las dificultades que enfrenta Francia

Es innegable que Francia ha estado rezagada respecto a sus competidores directos en Europa, Alemania y el Reino Unido, durante la última década. Si bien la recuperación ha sido espectacular según el último informe, y el país ha podido ponerse al día en términos de cifras, todavía está detrás de ellos.

Aunque los resultados franceses son muy impresionantes, las inversiones en Alemania y el Reino Unido no se han estancado, y han experimentado a su vez un aumento del 6 % en ambos casos. Además, a pesar del Brexit, el Reino Unido todavía aparece como el líder indiscutible en atraer proyectos extranjeros en el sector digital.

Además, debido a este período de retraso, los países emergentes en el pasado invirtieron considerablemente más en Alemania y el Reino Unido que en Francia y, a día de hoy, hay alrededor de 600 proyectos de diferencia entre ellos y Francia.

Otro gran problema en Francia es la naturaleza de los proyectos en sí en relación con la creación de empleo. En promedio, un proyecto crea solo 25 vacantes, mientras que en el Reino Unido la cantidad es de 42 y en Serbia, 170. Sin embargo, Francia no está muy lejos de Alemania en ese sentido (28 puestos por proyecto).

Con todo, Francia parece presentar una clara ventaja sobre sus competidores, y es la cantidad de trabajadores altamente cualificados, que no es muy abundante en ninguno de ellos.