El extracto CIF

1
min leer
A- A+
leído

El llamado K-bis de una compañía es su carnet de identidad.

Se trata, de hecho, de un extracto de inscripción comercial emitido por el Tribunal de comercio. Está considerado como el único documento oficial capaz de probar la existencia legal de una empresa.

Pese a no tener una validez determinada, en la mayoría de casos para poder demostrar que se trata de un documento auténtico de cara a procesos administrativos, su antigüedad no debe superar los tres meses.

Contenido del documento

El extracto K o K-bis informa sobre la actividad de una empresa y recoge todas las menciones proporcionadas al registro de comercio y sociedades (conocido en Francia como RCS). Incluye la siguiente información:

  • Nombre del registro correspondiente;
  • Razón social de la empresa, acrónimo y logotipo;
  • Número de identificación (número SIREN) y código NAF;
  • Forma jurídica (SL, SA, etc.);
  • Suma total del capital de constitución de la sociedad;
  • Dirección de la sede social y del establecimiento principal y, de existir alguno, de todos los establecimientos secundarios en la Unión Europea o dentro de la zona económica europea;
  • Duración de la empresa (normalmente hasta 99 años);
  • Fecha de creación;
  • Dominio de la página web de la compañía;
  • Función, apellido, nombre de pila, fecha de nacimiento, municipio de nacimiento, nacionalidad y dirección del directos, accionistas, asociados o cualquier miembro involucrado en la gestión y dirección de la empresa;
  • Referencia de las autorizaciones requeridas para las profesiones reguladas.

Además, incluye todas las decisiones del Tribunal de comercio en lo referente a procesos de insolvencia: salvaguardias, recuperaciones y liquidaciones.

¿Cómo se obtiene un extracto K-bis?

La información provista en el extracto K-bis es pública. Por tanto, esto quiere decir que cualquier persona puede acceder a ella haciendo una petición para obtener el extracto de K-bis al registro correspondiente.

La solicitud de un extracto K-bis se puede hacer directamente por internet, por correo postal o físicamente en el RCS haciendo mención a:

  • La razón social de la empresa;
  • El acrónimo de la compañía;
  • El número SIREN.

Un extracto K-bis cuesta 2,96 € si se solicita físicamente en el registro, 3,96 € si se hace por correo postal y 3,70 € si se hace por vía electrónica.

El extracto K para empresas individuales

El K-bis solo afecta a las personas morales. Para las empresas individuales, existe el extracto “K” para declarar su existencia legal. La información que recoge un extracto K es la misma que en un extracto K-bis, pero no es un instrumento auténtico firmado por un notario. Toda nueva empresa individual obtiene un extracto K por correo postal.

Conclusión

Toda persona física (micro empresario) o persona moral (SL, SA, etc.) que lleve a cabo una actividad profesional o comercial se debe registrar en el RCS tras su creación. La falta de registro puede considerarse como un crimen de actividad encubierta.

El extracto K-bis permite a la empresa certificar su registro en el RCS a cualquier persona que lo solicite.