La inscripción de una empresa en el RCS

3
min leer
A- A+
leído

El Registro de comercio y de sociedades es un organismo que pertenece al Tribunal de comercio y que se emplea para registrar empresas.

El RCS se conoce en Francia como “Regristre du commerce et des sociétés”, o “RCS” por sus siglas, y el objetivo de dicho organismo es el de centralizar toda la información jurídica de las empresas que operan en el país en un único registro, así como informar de su existencia al público. Si une empresa no está inscrita en el Registro de comercio y de sociedades no existirá a efectos legales.

El RCS condiciona los derechos de las empresas registradas en él y regula su actividad profesional al dar a conocer su existencia.

¿Quién debe registrarse en el RCS?

Cualquier empresa que desempeñe una actividad comercial, ya sea una persona física o una persona moral, debe registrarse o bien en la Cámara de comercio e industria, o bien en el Tribunal de comercio (en el RCS en este caso, ya que es el organismo encargado). Por otra parte, las sociedades de derecho civil (tales como la sociedad limitada inmobiliaria o la sociedad de cartera) solo se pueden registrar en el Tribunal de comercio.

Existen, no obstante, dos excepciones en las que el registro en el RCS no es obligatorio: En el caso de un agente comercial y en de una EIRL (un tipo de empresa individual a responsabilidad limitada). Esto se debe al hecho de que ambas categorías ya cuentan con sus propios organismos de registro específicos.

Las empresas deben elegir su RCS de acuerdo al domicilio social de su sede, es decir, el registro se debe hacer en el organismo que opere en la prefectura donde el establecimiento principal esté ubicado. Además, de haber alguno, los establecimientos secundarios también se deben incluir en el registro.

La solicitud de registro es uno de los pasos en la creación de una empresa y ésta se realiza mediante el formulario M0 (para personas morales) o el formulario P0 (para personas físicas). Una vez se ha completado el registro, la empresa obtiene:

  • Un número SIREN, que consta de nueve cifras.
  • Un número RCS, que incluye la mención RCS, el municipio del RCS correspondiente, la letra “A” (para personas físicas), “B” (para sociedades comerciales), “C” (para grupos de interés económico o GIE) o “D” (para sociedades civiles) y, para completarlo, el número SIREN. Así pues, en el caso de una SASU con sede en París, el número RCS seria parecido al siguiente: RCS Paris B 123456789.
  • Un extracto K-bis que presenta toda la información de la empresa. Las personas físicas, por su parte, obtienen un extracto K, que en esencia contiene la misma información que el K-bis.

Los números SIREN y RCS, junto al domicilio social de la sede de la empresa y su forma jurídica deben aparecer publicados en todo documento legal que emita la sociedad (por ejemplo, un contrato), así como en la página web de la empresa de tener una.

Al hacer una solicitud correcta de registro de la empresa, el RCS hará una publicación en el BODACC, si bien la misma no es necesaria en el caso de las empresas individuales ni las sociedades unipersonales como las EURL o las SASU. Dicha publicación es automática para el resto de empresas y se hace para informar oficialmente sobre la creación de la empresa o cualquier cambio que afecte a la misma.

¿Cuáles son las consecuencias de no haberse registrado?

Una empresa que realice una actividad comercial sin habérselo comunicado al RCS pertinente no está operando de forma legal. Si se detecta la actividad, un juzgado puede decretar una ordenanza que dictamine el pago de una pena.

Por otra parte, si la empresa proporciona de manera intencionada información errónea o incompleta al registrarse, se le puede exigir el pago de una sanción de hasta 4 500 euros y el director puede verse sometido a una pena de prisión de seis meses y la suspensión de su derecho a dirigir una empresa.

¿Cuáles son los plazos para registrar una empresa en el RCS?

Una empresa individual debe haber completado su registro en un plazo máximo de 15 días tras el comienzo de su actividad profesional. Por otra parte, si la persona física que gestiona la empresa individual así lo desea, también puede registrar la empresa hasta un mes antes de comenzar a funcionar.

Con respecto a una persona moral, no existe un plazo ni mínimo ni máximo para completar el registro. Sin embargo, normalmente se realiza tan pronto como sea posible una vez que los asociados hayan firmado los estatutos de la empresa, se haya publicado un anuncio legal en un periódico autorizado (llamados JAL en Francia) y se haya depositado el capital de constitución de la empresa.

¿Cuánto cuesta el procedimiento?

El registro de una empresa individual en el RCS tiene una tarifa de 28,68 euros. Para los empresarios autónomos, por su parte, la formalidad no tiene coste alguno, aunque es obligatorio realizarla.

Para las personas morales, la cuota de registro es de 41,50 euros. Sin embargo, deben añadir a este coste el del resto de formalidades que tendrán que llevar a cabo para poder registrar la empresa, además del IVA correspondiente a cada uno de ellos. Los pagos son, a parte del registro en el RCS, la publicación en el BODACC, la publicación del anuncio legal para aquellas formas jurídicas que lo requieran y el registro en el instituto francés de propiedad intelectual (INPI).